Vikingo de corazón 

Apenas empiezo a desprenderme de la emoción de un Madrid sofocado, pero no caótico, y mi gente enhebrada en sus múltiples quehaceres, aparece en el asiento contiguo una especie de vikingo insospechadamente comunicativo. Varias centenas de kilómetros por delante y la, hasta ese momento, desconocida magia de la comunicación personal en el tren hace aparición […]

Ciento cuarenta y cinco minutos 

Inundados por varias decenas de niños; somos un vagón cuasi infantil, cuya media de edad, rayana en los 10 años, se ve sensiblemente deteriorada por la decrepitud del 20%, piensa de inmediato mi mente de adulta. Apenas el tren empieza a dejar la estación, la huída apresurada de algunos adultos hacia otros vagones resulta muy […]