De acá para allá

Siempre estamos así, de acá para allá. La marcha nos va, marchar también. Viajeras por devoción, viajeras por vocación.

El mundo se queda pequeño a nuestra ambición de conocer nuevos puertos, de recoger el fruto del pasar y buscar nuevos horizontes de mar, cielo y montaña. Pero siempre sonriendo, o riendo, o cantando, o dejando que la mano tendida al amigo encontrado ilumine la ruta.

Poco importa si el camino recorrido, la escena sorprendida o la rendición al paisaje tienen fecha de hoy o de antes de ayer.

Y aún importa menos si las entradas (representadas por un título y una imagen representativa) están en primera o séptima fila de esta página. Las más próximas al texto tienden a ser los más cercanos en el tiempo aunque no siempre son los que avivan con más fuerza la emoción. Cada uno está ahí por valores incuestionables, y eso le basta a la memoría.

Segunda etapa de viajes con caballos

Segunda etapa de viajes con caballos

Los Juanillos

Los Juanillos

Tres horas por Sevilla son un millar

Tres horas por Sevilla son un millar

Huélamo y la serranía de Cuenca que conozco

Huélamo y la serranía de Cuenca que conozco

A los cuatro vientos

A los cuatro vientos

Marruecos, abanico de sensaciones

Marruecos, abanico de sensaciones

El país de las sonrisas

El país de las sonrisas

Sabor a pólvora dormida

Sabor a pólvora dormida

Marruecos, indescriptible

Marruecos, indescriptible

Los dos Marruecos

Los dos Marruecos